Nuestra Llamada

La Comunidad despliega su carisma a través de la « la vida en el Espíritu », la « comunión de los estados de vida » y la manifestación apostólica que deriva de esta.

La vida en el Espíritu

La espiritualidad de la comunidad da el primer lugar a la vida de oración y a la búsqueda de la oración continua.          La oración ocupa un lugar esencial en la vida de sus miembros y es la fuente de todo lo que viven.

La comunidad está fuertemente animada por la convicción de que el Señor vendrá pronto y de que podemos acelerar su venida, anticipando el Reino venidero, a través de la alabanza, la belleza de la liturgia y la vida fraterna.

También se caracteriza por una apertura a los carismas y dones del Espíritu Santo para la misión y la evangelización. Su interés específico en las raíces hebreas de la fe cristiana le da un lugar especial a la oración por el pueblo judío y por la unidad de los cristianos. Finalmente, la devoción y la consagración a María impregnan toda la espiritualidad de las Bienaventuranzas.

La comunión de los estados de vida

Como «familia eclesial», aspira a vivir una verdadera comunión fraterna entre hermanos consagrados, hermanas consagradas y laicos, tomando como modelo la vida trinitaria. La comunidad está formada por tres ramas unidas en un solo cuerpo comunitario, compartiendo la vida litúrgica, la vida fraterna y la vida apostólica y misionera.

Manifestación apostólica y misionera

A través del testimonio implícito de su vida y explícito de sus apostolados, la Comunidad desea participar activamente en la misión de la Iglesia y en la nueva evangelización. Lo hace a través de los medios de comunicación, la animación de retiros espirituales, la hospedería, el acompañamiento de peregrinaciones y sesiones, la pastoral de la familia y de jóvenes, la pastoral parroquial o de santuarios.

También desarrolla muchas obras de compasión y humanitarias a través de la recepción de pobres en sus hogares o la administración de hospitales, dispensarios, orfanatos, lugares de recepción para mujeres jóvenes en dificultad, etc.

Contemplación, comunión, compasión y misión resumen nuestro llamado común.

La llamada a las Bienaventuranzas…

…es escuchar este llamado del Espíritu Santo que, en la línea del Concilio Vaticano II, suscita un poderoso despertar del pueblo de Dios y particularmente de los laicos. Renueva su Iglesia, la embellece como la novia que se prepara para la venida del Esposo y la enriquece con sus dones totalmente nuevos entre los que se encuentran las comunidades a las que pertenecen los fieles de todas las vocaciones y todos los estados de vida, familias, solteros, hermanos y hermanas consagrados, sacerdotes, diáconos, etc.

Es estar fascinado por la belleza del Reino venidero y por el esplendor de la Jerusalén celestial, querer comprometerse con todo el ardor de su corazón para anticipar desde aquí abajo la vida del Reino (…)
Lee toda la meditación del padre Jacques Philippe.

 

Etapas de integración

La integración en la comunidad pasa por diferentes etapas en un proceso gradual que varía según el estado de vida al cual se es llamado o en el que se encuentra. Así, los miembros laicos, casados o solteros, siguen un camino diferente al de los hermanos y hermanas llamados a la consagración en sus ramas respectivas . Se requieren al menos entre cinco y ocho años antes de pronunciar un compromiso definitivo para los laicos o para hacer la profesión perpetua para los que son llamados a la vida consagrada.

Discernir una llamada en las bienaventuranzas.

¿Quieres conocer la Comunidad o te estás haciendo la pregunta acerca de una llamada a las Bienaventuranzas? ¡Ven y mira!  Ven a vivir unos días en una de nuestras casas para descubrir el carisma de la Comunidad, la liturgia, la vida fraterna, la misión y recibir un acompañamiento regular para discernir la voluntad de Cristo para tu vida.

Para hacer esto, debes escribir a la casa que se encuentre más cercana a ti , explicando tu deseo de conocer la Comunidad y reunirte con uno de sus miembros. Consulta las páginas ¿Dónde encontrarnos?

Si ya has realizado varias estancias en la Comunidad, puedes contactarnos para ver cómo proceder. Enviar un email