Nuestra Llamada

La Comunidad despliega su carisma a través de la « la vida en el Espíritu », la « comunión de los estados de vida » y la manifestación apostólica que deriva de esta.

La vida en el Espíritu

La espiritualidad de la comunidad da el primer lugar a la vida de oración y a la búsqueda de la oración continua.          La oración ocupa un lugar esencial en la vida de sus miembros y es la fuente de todo lo que viven.

La comunidad está fuertemente animada por la convicción de que el Señor vendrá pronto y de que podemos acelerar su venida, anticipando el Reino venidero, a través de la alabanza, la belleza de la liturgia y la vida fraterna.

También se caracteriza por una apertura a los carismas y dones del Espíritu Santo para la misión y la evangelización. Su interés específico en las raíces hebreas de la fe cristiana le da un lugar especial a la oración por el pueblo judío y por la unidad de los cristianos. Finalmente, la devoción y la consagración a María impregnan toda la espiritualidad de las Bienaventuranzas.

La comunión de los estados de vida

Como «familia eclesial», aspira a vivir una verdadera comunión fraterna entre hermanos consagrados, hermanas consagradas y laicos, tomando como modelo la vida trinitaria. La comunidad está formada por tres ramas unidas en un solo cuerpo comunitario, compartiendo la vida litúrgica, la vida fraterna y la vida apostólica y misionera.

Manifestación apostólica y misionera

A través del testimonio implícito de su vida y explícito de sus apostolados, la Comunidad desea participar activamente en la misión de la Iglesia y en la nueva evangelización. Lo hace a través de los medios de comunicación, la animación de retiros espirituales, la hospedería, el acompañamiento de peregrinaciones y sesiones, la pastoral de la familia y de jóvenes, la pastoral parroquial o de santuarios.

También desarrolla muchas obras de compasión y humanitarias a través de la recepción de pobres en sus hogares o la administración de hospitales, dispensarios, orfanatos, lugares de recepción para mujeres jóvenes en dificultad, etc.

Contemplación, comunión, compasión y misión resumen nuestro llamado común.

Je souhaite recevoir vos newsletters

*Vous pouvez vous désabonner à tout moment en bas de chaque email (lire la politique de confidentialité).

“Votre don sera reçu par la Fondation pour le Clergé, en faveur de la Communauté des Béatitudes et les données recueillies sur le formulaire de don serviront aux communications de la Communauté des Béatitudes et de la Fondation pour le Clergé.”

Rose_Petals_G25_2_8

1er octobre :
fête de sainte Thérèse de lisieux

Soirées pétales
de roses