Espera escatológica: ¡Maranatha!

La Iglesia confiesa el misterio de la fe en cada celebración eucarística: “¡Proclamamos tu muerte, Señor, y glorificamos tu resurrección hasta que vengas en tu gloria!”

La comunidad espera con toda la Iglesia la venida de Jesús en la gloria, el día en que toda la humanidad y toda la creación se unirán en el amor de Jesucristo.

Tomada por esta urgencia escatológica y tendida hacia la perfección del mundo venidero, la Comunidad “gime y suspira” (Rm 8:22) con toda la creación en una oración incesante y vigilante: « Maranatha, ven, ¡Señor Jesús! »

Proclama por su vida, en un anuncio implícito y explícito, la realidad del Reino y la inminencia de su advenimiento. (Ver Libro de la Vida, n ° 5)